La Medicina Legal, un desafío para todo serumista

Serumistas usualmente asumen los retos de las diligencias de los Levantamientos de cadáver,   necropsias  médico forenses y colección de evidencias.

El ejercicio de la Medicina Legal resulta todo un desafío para los médicos serumistas. En la capital se cuenta con equipos de médicos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) y de criminalística de la Policía Nacional del Perú (PNP) para realizar el levantamiento de cadáver o la necropsia médico forense en muertes sospechosas o con evidencia de criminalidad. En las zonas vulnerables del país, como jóvenes médicos recién graduados, los serumistas suelen enfrentarse solos, y sin otro personal o equipo especializado, al estudio de la escena o a la realización de la necropsia, pues no hay morgues ni personal idóneo para el recojo de evidencias, que procesadas en un laboratorio pericial debieran convertirse en medios de prueba pericial, útiles en una investigación criminal.

“En relación a una necropsia médico forense, debe ser completa, verificar si hay recientes lesiones contusas, heridas por arma blanca, heridas de bala, quemaduras calóricas, químicas o eléctricas, asfixias, signos de violación sexual, aborto o intoxicaciones. Vale decir, el médico serumista tiene que diferenciar si la muerte es de tipo natural o violenta y en este último caso de tipo accidental, suicida u homicida. Asimismo colectar las evidencias  de interés criminalístico, para ponerlas a disposición del fiscal”, explicó el Dr. Pedro Ruiz Chunga, especialista en Patología y en Medicina Legal, docente de Medicina Legal y de Criminalística básica en Medicina y Derecho de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM).

Por ello, el Dr. Ruiz Chunga, recomienda a los serumistas que, aplicando lo aprendido en su universidad, infieran, revisen y registren toda evidencia corporal o extracorporal, detallando inclusive particularidades de las lesiones, como la “cola” en heridas por arma blanca, “tatuaje” en heridas por bala, signos vitales o su ausencia en lesiones post mortem, etc.  “Las conclusiones de la necropsia, por ejemplo, no solo están orientadas a establecer la posible o probable etiología médico legal de la muerte, sino también para determinar el mecanismo y la data de la muerte, orientar a la identificación del cuerpo NN o del medio causal,  entre otras finalidades. El serumista  debe conocer su ámbito de trabajo, a sus autoridades, buscar coordinar con el fiscal o su representante más cercano que dispuso su participación y estas autoridades deben facilitarle información,  viabilizar el eficaz trabajo médico legal y el traslado de las muestras periciales colectadas  hacia un laboratorio forense. Debe asimismo tener disponible, formatos de examen médico legal en personas, de levantamiento de cadáver, de protocolos de necropsia médico forense y de certificado de defunción.

“Cabe resaltar también, que el serumista suele afrontar la presión de la negativa de familiares para evitar la necropsia, y que inclusive exigen el certificado de defunción. Deben contar con apoyo de la policía, si este apoyo no se da, deben dejar constancia documentaria de ello”, acotó.

“Las guías orientadoras para una correcta necropsia y otras pericias médicas son la información, reflexión y acción con convicción. Es necesario también, que los serumistas hagan llegar todas sus experiencias e impases a su Consejo Regional. Por mi parte, pongo a disposición mi teléfono y correo personal para aportar en la orientación profesional especialista a estos jóvenes colegas médicos, culminó.

Dr. Pedro Ruiz Chunga
Teléfono móvil: 999353480
e-mail: pruizchunga@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *