La vacunación es la única forma de frenar el sarampión

“Nada descarta que nuestro país pueda alcanzar las altas cifras de sarampión del Continente Europeo”

Tras realizar una vacunación masiva durante veintidós años contra el sarampión, América fue declarada libre de esta enfermedad por un Comité Internacional de Expertos el año 2016. A pesar de ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que el virus seguía activo en otras partes del planeta y que el riesgo de nuevos brotes era posible.

Lamentablemente, el 2017 el Ministerio de Salud (Minsa) informó sobre 2 brotes de sarampión en el Perú y este año la cifra ha aumentado a 15. Los últimos 5 casos se registraron en el Callao, cuyos diagnósticos han sido confirmados en los últimos días y aún se viene investigando el origen del contagio.

La OMS indica que los síntomas iniciales de esta enfermedad altamente contagiosa recién aparecen entre 8 y 12 días después de la infección y consisten en fiebre alta, rinorrea, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla. Varios días después aparece un exantema que comienza en la cara y cuello, y se va extendiendo gradualmente por el resto del cuerpo.

El Dr. Raúl Urquizo Aréstegui, Decano del Consejo Regional III Lima y médico pediatra, indica que la presencia de este virus en nuestro país resulta una alerta sanitaria, pues el continente europeo ya ha reportado más de 41 mil casos en medio año. “La aparición de centenares de casos nuevos de sarampión en países como Grecia, Rusia e Italia, resultan preocupantes porque nada descarta que nuestro país también pueda alcanzar estas cifras”, alertó.

“La razón principal detrás del incremento de los casos de sarampión, es la falta de vacunación. Felizmente nuestro país se ha abastecido de vacunas y esta es efectiva entre un 95% y 97%; los padres de familia deben saber que todos los menores de cinco años tienen que estar vacunados”, agregó.

“Es necesario que el Minsa incremente la vigilancia, control y vacunación en los niños menores de 6 años. También se debe hacer un seguimiento de quienes estuvieron en contacto con el paciente contagiado y es fundamental intensificar la búsqueda de los potenciales enfermos”, culminó el Dr. Urquizo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *