Exponer a un médico y no darle equipo de protección personal (EPP), es un delito

Una guerra nunca se ha ganado con soldados desprotegidos, estamos en un estado de emergencia enfrentando al nuevo coronavirus (COVID-19), y muchos médicos se han sumado a esta lucha, pero hasta el momento son pocos los que han recibido los equipos de protección por parte del Estado; la gran mayoría están abandonados e ignorados, al no ser dotados con los equipos de protección necesarios para afrontar este virus, sin ser contagiados o evitar contagiar a sus familiares y entorno.

Esta guerra está cobrando muchas vidas de quienes están en la primera línea de batalla, dando todo por salvar la vida de la población, contagiados debido a la insuficiente infraestructura con la que cuentan. Según los datos arrojados en la encuesta de médicos infectados por COVID-19 en Lima Metropolitana, que viene realizando el CRIII-Lima, son 160 los médicos infectados sin contar los casos de médicos en UCI. Por ello, responsabilizamos al Ministerio de Salud, quien está dejando de lado la protección que urge para los médicos.

Como Colegio Médico de Lima, atendiendo el clamor de nuestros médicos que sienten el abuso por parte de las autoridades, en aplicación del artículo 162° de la Constitución Política del Perú, estamos dirigiendo una carta a la Defensoría del Pueblo, para que verifique la vulneración de los derechos fundamentales de los médicos y supervise el cumplimiento de los deberes de la administración estatal, pidiendo su apoyo en la emisión de un informe que será nuestro sustento en las denuncias por la comisión de los delitos de atentado contra las condiciones de seguridad y salud en el trabajo, en su modalidad agravada, previsto y penado en el artículo 168° inciso A , del código penal peruano; además del abuso de las autoridades de salud (Directores, administradores y toda autoridad) que obligan a los médicos a atender a personas con COVID 19 o sospechosos, sabiendo que no cuentan con los equipos de protección personal (EPP) que los protegen del contagio, tipificando sus conductas en el delito de abuso de autoridad , previsto y penado en el artículo 376° del código penal vigente.

Como Decano de Lima, me comprometo a seguir luchando contra el sistema que tanto perjudica a todos nuestros colegas. Quiero informar que estamos visitando distintos establecimientos de salud para apoyar a los médicos en esta lucha, dotándolos con equipos de protección y otros insumos que necesiten para mantenerse estables y no caer en la batalla, recuerden que queremos médicos vivos y no héroes de guerra.

Dr. Juan Astuvilca Cupe
Decano del CRIII-Lima

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *