# # #

NOTICIAS

Disfruta de nuestras noticias y artículos de interés.


# # #

Con la llegada de octubre llega para nosotros los médicos peruanos el recuerdo de Daniel Alcides Carrión, héroe y mártir de la medicina peruana, joven oriundo de Cerro de Pasco y estudiante de medicina sanmarquino, quien se inoculó sangre de una verruga del paciente “Carmen Paredes” en la Sala Las Mercedes del Hospital "Dos de Mayo”, para conocer la evolución y la sintomatología de la enfermedad que ya venía estudiando. Como consecuencia de este acto muere de un cuadro de “Fiebre de la Oroya”. Con su sacrificio demostró que la verruga y la Fiebre de la Oroya constituían una sola enfermedad.

Posteriormente otros médicos peruanos y extranjeros estudiaron esta enfermedad, hoy conocida como enfermedad de Carrión, entre ellos el peruano Alberto L. Barton, quien observó por primera vez la bacteria causante de este mal. En 1913 Townsend, investigador norteamericano confirmó su transmisión por picadura de titiras (Lutzomia verrucarum) y en 1926 Hideyo Noguchi, bacteriólogo japonés que trabajaba en Nueva York, aisló la bacteria de muestras enviadas desde el Perú. Incluso la historia registra al padre del presidente de la República, Dr. Máximo Kuczynski Godard, quien en 1937 se autoinoculó cultivos de Bartonella bacilliformis sin adquirir la enfermedad.

Carrión representa un ejemplo para todos los médicos peruanos; su afán de investigar,incluso entregando su propia vida, ha permitido hallar respuestas a interrogantes y así contribuir a salvar la vida de cientos de pacientes en Perú y otros países como Ecuador y Colombia.

Los médicos peruanos reafirmamos nuestro compromiso con Carrión y con el mensaje que nos dejó: “Aún no he muerto amigos míos; a Uds. les toca continuar la obra siguiendo el camino que les he trazado".

(*) Dra. Liliana Cabani Ravello

Decana del Consejo Regional de Lima