Médicos Serumistas no sienten protección del Estado

“Estamos yendo para atender a la población, no a sacrificar nuestras vidas”

Muchos años de esfuerzo y dedicación son los que necesita un médico para culminar una carrera dedicada al servicio de la humanidad. Al terminar el proceso universitario, estos galenos dejan sus hogares y su vida cotidiana para realizar el Serums (Servicio Rural Urbano Marginal en Salud) en las zonas más lejanas y abandonadas del país.

El Dr. César Jara Vargas, médico recién egresado de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), asumirá el reto de apoyar a la región Apurímac e indica que siente preocupación por las situaciones de riesgo a las que pronto estará expuesto,  “Voy al Serums con el deseo de ofrecer un año de mi vida para el servicio de la población, quiero contribuir con la mejora y rescate de la atención primaria. Sin embargo, no niego que tengo miedo y quiero volver a gozar de mi vida profesional”.

“La vocación de servicio es algo que parte de nuestro espíritu, somos jóvenes y almas deseosas de querer el cambio. Lo único que queremos es que el Estado nos dé las herramientas para poder hacerlo”, añadió.

La Dra. María Elena Herrera Palomino, madre de la Dra. Rosa Agüero Herrera, médica recién egresada de la Universidad Ricardo Palma (URP), responsabiliza al Estado quien debe velar por el bienestar de los médicos jóvenes. “Son personas que estudian tantos años por servir a la población y es necesario que los manden con las condiciones necesarias que requiere un profesional para ejercer su labor de manera adecuada”, indicó.

Por otra parte, el Dr. Jorge Ernesto De La Mata Flores, médico recién colegiado de la Universidad Privada San Juan Bautista (UPSJB), se manifestó brindando un mensaje drástico. “Estamos yendo para atender a la población, no a sacrificar nuestras vidas. No es posible que existan aún plazas que representan la inseguridad o hasta la muerte de los médicos. Le deseo la mejor de la suerte a mis compañeros y espero que todos volvamos en las mejores condiciones.”

Ante la constante preocupación de nuestros médicos jóvenes, el Consejo Regional III de Lima del CMP se ha reunido en varias ocasiones con la Directora General de Personal de la Salud del Ministerio de Salud (Minsa) y presidenta del Comité Nacional del Serums, para pedirle las facilidades administrativas a nuestros médicos colegiados en Lima, además que el Minsa  proporcione solo plazas para el Serums que sean seguras, y así los médicos no se sientan desprotegidos, y sus familiares tengan la certeza de que volverán a casa, sanos e íntegros para seguir contribuyendo a mejorar la salud de nuestra población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *